Mi padre era un comerciante como muchos  comerciantes que existen en el mundo, el típico  comerciante que no tenía un orden en la empresa, que iba todos los días, abría su negocio con mucho amor, con  mucho entusiasmo, hoy hablaremos sobre el autoempleo y emprendimiento, mi padre, con muchos tenía muchos problemas económicos, nuestra vida financiera desde que era niño fue una vida complicada, de repente teníamos épocas en dónde nos  iba más o menos bien y cuando digo más o menos bien era que por lo menos teníamos comida y algún que otro lujito no nos faltaba y de repente nos iba muy mal y cuando digo  muy mal nos iba muy mal.

autoempleo y emprendimiento

Recuerdo que un día tuvimos que escondernos dentro de la casa porque venía el banco a hipotecarnos la casa, a quitarnos los muebles, fue muy triste porque yo no entendía mucho lo  que estaba pasando pero yo veía a mi mamá y a mi papá llorar desesperados porque se iban a quedar con lo único que habían podido construir en los últimos años y fue muy triste porque recuerdo haber estado sentado en el baño con mi  mamá y mi papá llorando y en ese momento, yo a los 8 años tomé la decisión de qué eso nunca más no iba a pasar.

autoempleo y emprendimiento



A medida  que fui creciendo tomé la decisión de  ayudar a otras personas a tampoco caer en estos problemas y me  volví a prometer a mí primero: Yo tengo que salir de ese juego de la rata, de ser  un comerciante tradicional que solo compra y vende, me dije: cuando yo tenga la oportunidad de  salir de ahi quiero transmitir al mundo esa oportunidad de verdad cada vez que veo un emprendedor haciendo lo que  hacía mi papá, corriendo todo el día, metiendo las manos en el fuego comprando, vendiendo, negociando con proveedores y andando así como loco todo el día me da mucha tristeza pensar en  sus hijos, yo cuando veo un emprendedor a mí me da mucha tristeza pensar en su familia; estás fuera de tu casa 8, 10, 12 o hasta 15 horas y no tienes cabeza para pensar, mi papá llegaba en las noches y no hablaba  con nosotros, llegaba cansado y sabes que no lo juzgo, lo entiendo por qué es muy difícil ser un emprendedor cotidiano, es muy diferente, No hay que confundir autoempleo y emprendimiento, el primero nos esclaviza, el segundo nos libera, por ejemplo: Yo salgo en las mañanas de mi casa después tengo cinco reuniones, llego a mi  oficina me sirven café me relajo, tengo cinco reuniones estructuradas, solamente hablamos de órdenes, planeamos y me vengo a mi casa de nuevo, yo llego con una energía totalmente diferente yo no estoy ahí operando, comprando proveedores,  limpiando pintando el techo, yo no estoy haciendo esas cosas, entonces yo llego a mi casa y le puedo compartir a mi familia desde otra energía.

autoempleo y emprendimiento



Seguimos con la misma  mentalidad de siempre de operar y  operar y meternos dentro del negocio, pero ahora yo te pregunto a ti si realmente no quisieras vivir una vida diferente, una vida donde puedas levantarte por las mañanas ir al gimnasio, desayunar tranquilo, montarte en tu carro, ir a tu oficina y que tengas una  secretaria, que esté todo ordenado y que te puedan recibir a tu equipo de trabajo y tener tus ciertas reuniones a las dos de la tarde, irte a tu casa otra vez y llevar a tus hijos a la escuela.

No estoy diciendo que va a ser fácil, pero lo que sí te puedo decir es que el  premio va a ser maravilloso, hacer esto te va incluso a rejuvenecer, porque va quitarte todo ese estrés de encima, el cual viene por tantas responsabilidades y ocupaciones, debes aprender a delegar funciones y estar donde realmente sea necesario que tú te encuentres.



Dejar una respuesta

Escriba su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí